Venezuela

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on print
Print

Tabla de contenido

Introducción

Antecedentes

Venezuela dice adherirse al interés superior del niño. Sin embargo, el “interés superior” se define de manera ambigua, la falta de datos oficiales y los largos procesos judiciales demuestran lo contrario. No existen datos oficiales sobre la desaparicion de niños en Venezuela, pero son cientos los padres que han utilizado redes sociales e internet para contar sus vivencias e intentar localizar a sus hijos. El hilo conductor en todos estos casos es corrupcion del sistema judicial y los funcionarios, una justicia lenta e ineficiente y leyes sesgadas. Grupos de abogados y jueces que falsifican registros escolares, testigos y domicilios para conseguir sentencias de custodia unica.

Llamado a la acción

El gobierno Venezolano debe, establecer, usar y monitorear un sistema de datos confiable para rastrear el número de niños desaparecidos. El cambio de política no sucederá a menos que se comprenda el alcance real del problema y se requieran datos para ello. Ademas deben adaptar su sistema legal para eliminar la discriminacion hacia los hombres. Por defecto, hoy se otorga custodia exclusiva para las madres y negación del acceso a las visitas a los Padres Varones. Finalmente, deben acelerarse los procesos para encontrar niños desaparecidos judicializados en los Circuitos de Protección de niños, niñas y adolescentes de Venezuela.

Ley familiar

En Venezuela, la Definición del interés superior del niño, es ambigua, ya que es un Principio de Interpretación. El artículo 8 de la Ley Orgánica de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes (LOPNNA) establece lo siguiente [1]: Artículo 8. Interés Superior de Niños, Niñas y Adolescentes El Interés Superior del Niños, Niñas y Adolescentes es un principio de interpretación y aplicación de esta Ley, el cual es de obligatorio cumplimiento en la toma de todas las decisiones concernientes a los niños, niñas y adolescentes. Este principio está dirigido a asegurar el desarrollo integral de los niños, niñas y adolescentes, así como el disfrute pleno y efectivo de sus derechos y garantías. Parágrafo Primero. Para determinar el interés superior de niños, niñas y adolescentes en una situación concreta se debe apreciar: a) La opinión de los niños, niñas y adolescentes b) La necesidad de equilibrio entre los derechos y garantías de los niños, niñas y adolescentes y sus deberes. c) La necesidad de equilibrio entre las exigencias del bien común y los derechos y garantías del niño, niña o adolescente. d) La necesidad de equilibrio entre los derechos de las personas y los derechos y garantías del niño, niña o adolescente. e) La condición específica de los niños, niñas y adolescentes como personas en desarrollo. Parágrafo Segundo. En aplicación del Interés Superior de Niños, Niñas y Adolescentes, cuando exista conflicto entre los derechos e intereses de los niños, niñas y adolescentes frente a otros derechos e intereses igualmente legítimos, prevalecerán los primeros. Otros artículos relacionados CRVB artículo 78 A su vez, el artículo 8 de la LOPNNA está relacionado con el artículo 78 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV), el cual se cita a continuación [2]: CRBV Artículo 78 Los niños, niñas y adolescentes son sujetos plenos de derecho y estarán protegidos por la legislación, órganos y tribunales especializados, los cuales respetarán, garantizarán y desarrollarán los contenidos de esta Constitución, la Convención sobre los Derechos del Niño y demás tratados internacionales que en esta materia haya suscrito y ratificado la República. El Estado, las familias y la sociedad asegurarán, con prioridad absoluta, protección integral, para lo cual se tomará en cuenta su interés superior en las decisiones y acciones que les conciernan. El Estado promoverá su incorporación progresiva a la ciudadanía activa, y creará un sistema rector nacional para la protección integral de los niños, niñas y adolescentes. En teoría, el Estado venezolano y toda la Sociedad de Venezuela, deben garantizar los Derechos del niño, teniendo como guía las leyes en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV); la Ley Orgánica de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes (LOPNNA); la Ley Orgánica de Educación (LOE); el Código Civil (CC); y el Código Penal, a través de todos los Órganos del Sistema Rector de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes. Sin embargo, en la práctica, no contar con los recursos económicos suficientes para contratar a un buen abogado privado en derecho de familia, hace casi imposible que un padre pueda exigir y garantizar plenamente los derechos de un niño. Los entes públicos, algunas veces hacen ciertas tareas rutinarias, pero, difícilmente van más allá y es poco factible defender todos los derechos de un niño, contando sólo con asesoría legal gratuita. Por otra parte, la legislación favorece el rol de la madre en detrimento del rol del padre, habiendo una clara discriminación hacia los padres varones en lo referente a las instituciones familiares (concediendo, por defecto, la Custodia Exclusiva a las madres). Esto se evidencia en el artículo 360 de la LOPNNA [3]. Artículo 360. Medidas sobre Responsabilidad de Crianza en caso de divorcio, separación de cuerpos, nulidad de matrimonio o residencias separadas. En los casos de demanda o sentencia de divorcio, separación de cuerpos o nulidad de matrimonio o si el padre o la madre tienen residencias separadas, éstos decidirán de común acuerdo quien ejercerá la Custodia de sus hijos o hijas, oyendo previamente su opinión. De no existir acuerdo entre el padre y la madre respecto a cuál de los dos ejercerá la Custodia, el juez o jueza determinará a cuál de ellos corresponde. En estos casos, los hijos e hijas de siete años o menos deben permanecer preferiblemente con la madre, salvo que su interés superior aconseje que sea con el padre. Otros artículos relacionados CC artículo 128 CC artículo 191- Derogado En consecuencia, los padres varones deben esforzarse por conocer la legislación completa e investigar sobre algunas leyes que les permitan mayor participación en la vida de los hijos, y, además, conseguir a un buen abogado con Ética para Defender los Derechos del niño. Por ejemplo, el artículo 55 de la LOPNNA establece que: Artículo 55. Derecho a participar en el proceso de educación. Todos los niños, niñas y adolescentes tienen el derecho a ser informados e informadas y a participar activamente en su proceso educativo. El mismo derecho tienen el padre, la madre, representantes o responsables en relación al proceso educativo de los niños, niñas y adolescentes que se encuentren bajo su Patria Potestad, representación o responsabilidad. El Estado debe promover el ejercicio de este derecho, entre otras formas, brindando información y formación apropiada sobre la materia a los niños, niñas y adolescentes, así como a su padre, madre, representantes o responsables. También es importante exigir el cumplimiento de la ley especial observando los artículos 27, 53, 54, 56, 57, 272, 358, 359, 385, 386, 387, 388, 389 y 389-A de la LOPNNA, a saber: [5] Artículo 27. Derecho a mantener relaciones personales y contacto directo con el padre y la madre. Todos los niños, niñas y adolescentes tienen derecho a mantener, de forma regular y permanente, relaciones personales y contacto directo con su padre y madre, aun cuando exista separación entre éstos, salvo que ello sea contrario a su interés superior. Concordancia adicional CC artículo 300 CC artículo 465 [6] Artículo 53. Derecho a la educación. Todos los niños, niñas y adolescentes tienen el derecho a la educación gratuita y obligatoria, garantizándoles las oportunidades y las condiciones para que tal derecho se cumpla, cercano a su residencia, aun cuando estén cumpliendo medida socioeducativa en el Sistema Penal de Responsabilidad del Adolescente. Parágrafo Primero. El Estado debe crear y sostener escuelas, planteles e institutos oficiales de educación, de carácter gratuito, que cuenten con los espacios físicos, instalaciones y recursos pedagógicos para brindar una educación integral de la más alta calidad. En consecuencia, debe garantizar un presupuesto suficiente para tal fin. Parágrafo Segundo. La educación impartida en las escuelas, planteles e institutos oficiales será gratuita en todos los ciclos, niveles y modalidades, de conformidad con lo establecido en el ordenamiento jurídico. [7] Artículo 54. Obligación del padre, de la madre, representantes o responsables en materia de educación. El padre, la madre, representantes o responsables tienen la obligación inmediata de garantizar la educación de los niños, niñas y adolescentes. En consecuencia, deben inscribirlos oportunamente en una escuela, plantel o instituto de educación, de conformidad con la ley, así como exigirles su asistencia regular a clases y participar activamente en su proceso educativo. [8] Artículo 56. Derecho a ser respetados y respetadas por los educadores y educadoras. Todos los niños, niñas y adolescentes tienen derecho a ser respetados y respetadas por sus educadores y educadoras, así como a recibir una educación, basada en el amor, el afecto, la comprensión mutua, la identidad nacional, el respeto recíproco a ideas y creencias, y la solidaridad. En consecuencia, se prohíbe cualquier tipo de castigo físico o humillante. [9] Artículo 57. Disciplina escolar acorde con los derechos y garantías de los niños, niñas y adolescentes. La disciplina escolar debe ser administrada de forma acorde con los derechos, garantías y deberes de los niños, niñas y adolescentes. En consecuencia: a) Debe establecerse claramente en el reglamento disciplinario de la escuela, plantel o instituto de educación los hechos que son susceptibles de sanción, las sanciones aplicables y el procedimiento para imponerlas. b) Todos los niños, niñas y adolescentes deben tener acceso y ser informados e informadas oportunamente, de los reglamentos disciplinarios correspondientes. c) Antes de la imposición de cualquier sanción debe garantizarse a todos los niños, niñas y adolescentes el ejercicio de los derechos a opinar y a la defensa y, después de haber sido impuesta, se les debe garantizar la posibilidad de impugnarla ante una autoridad superior e imparcial. d) Se prohíben las sanciones corporales, así como las colectivas. e) Se prohíben las sanciones por causa de embarazo de una niña o adolescente. El retiro o la expulsión del niño, niña o adolescente de la escuela, plantel o instituto de educación sólo se impondrá por las causas expresamente establecidas en la ley, mediante el procedimiento administrativo aplicable. Los niños, niñas y adolescentes tienen derecho a ser reinscritos o reinscritas en la escuela, plantel o instituto donde reciben educación, salvo durante el tiempo que hayan sido sancionados o sancionadas con expulsión. [10] Artículo 272. Sustracción y retención de niños, niñas o adolescentes. Quien sustraiga a un niño, niña o adolescente del poder de quien lo tenga por virtud de la ley u orden de la autoridad, será penado con prisión de seis meses a dos años. En la misma pena incurre quien retenga indebidamente a un niño, niña o adolescente. El o la culpable deberá sufragar los gastos de envío del niño, niña o adolescente a su lugar de procedencia. [11] Artículo 358. Contenido de la Responsabilidad de Crianza. La Responsabilidad de Crianza comprende el deber y derecho compartido, igual e irrenunciable del padre y de la madre de amar, criar, formar, educar, custodiar, vigilar, mantener y asistir material, moral y afectivamente a sus hijos e hijas, así como la facultad de aplicar correctivos adecuados que no vulneren su dignidad, derechos, garantías o desarrollo integral. En consecuencia, se prohíbe cualquier tipo de correctivos físicos, de violencia psicológica o de trato humillante en perjuicio de los niños, niñas y adolescentes. Otros artículos relacionados CC artículo 128 CC artículo 191- Derogado CRVB artículo 76 [12] Artículo 359. Ejercicio de la Responsabilidad de Crianza. El padre y la madre que ejerzan la Patria Potestad tienen el deber compartido, igual e irrenunciable de ejercer la Responsabilidad de Crianza de sus hijos o hijas, y son responsables civil, administrativa y penalmente por su inadecuado cumplimiento. En caso de divorcio, separación de cuerpos, nulidad de matrimonio o de residencias separadas, todos los contenidos de la Responsabilidad de Crianza seguirá siendo ejercida conjuntamente por el padre y la madre. Para el ejercicio de la Custodia se requiere el contacto directo con los hijos e hijas y, por tanto, deben convivir con quien la ejerza. El padre y la madre decidirán de común acuerdo acerca del lugar de residencia o habitación de los hijos o hijas. Cuando existan residencias separadas, el ejercicio de los demás contenidos de la Responsabilidad de Crianza seguirá siendo ejercido por el padre y la madre: Excepcionalmente, se podrá convenir la Custodia compartida cuando fuere conveniente al interés del hijo o hija. En caso de desacuerdo sobre una decisión de Responsabilidad de Crianza, entre ellas las que se refieren a la Custodia o lugar de habitación o residencia, el padre y la madre procurarán lograr un acuerdo a través de la conciliación, oyendo previamente la opinión del hijo o hija. Si ello fuere imposible, cualquiera de ellos o el hijo o hija adolescente podrá acudir ante el Tribunal de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes, de conformidad con lo previsto en el Parágrafo Primero del artículo 177. de esta Ley. Otros artículos relacionados CC artículo 128 CC artículo 191- Derogado [13] Artículo 385. Derecho de convivencia familiar El padre o la madre que no ejerza la patria potestad, o que ejerciéndola no tenga la responsabilidad de Custodia del hijo o hija, tiene derecho a la convivencia familiar, y el niño, niña o adolescente tiene este mismo derecho. Concordancia adicional CC artículo 128 [14] Artículo 386. Contenido de la convivencia familiar La convivencia familiar puede comprender no sólo el acceso a la residencia del niño, niña o adolescente, sino también la posibilidad de conducirlo a un lugar distinto al de su residencia, sí se autorizare especialmente para ello al interesado o interesada en la convivencia familiar. Asimismo, pueden comprender cualquier otra forma de contacto entre el niño, niña o adolescente y la persona a quien se le acuerda la convivencia familiar, tales como: comunicaciones telefónicas, telegráficas, epistolares y computarizadas. Concordancia adicional CC artículo 128 [15] Artículo 387. Fijación del Régimen de Convivencia Familiar El Régimen de Convivencia Familiar debe ser convenido de mutuo acuerdo entre el padre y la madre, oyendo al hijo o hija. De no lograrse dicho acuerdo cualquiera de ellos o el hijo o hija adolescentes podrá solicitar al juez o jueza que fije el Régimen de Convivencia Familiar, quien decidirá atendiendo al interés superior de los hijos e hijas. La decisión podrá ser revisada a solicitud de la parte, cada vez que el bienestar del niño, niña o adolescentes lo justifique. Al admitir la solicitud, el juez o jueza apreciando la gravedad y urgencia de la situación podrá fijar el Régimen de Convivencia Familiar provisional que juzgue conveniente para garantizar este derecho y tomar todas las medidas necesarias para su cumplimiento inmediato. En la audiencia preliminar el juez o jueza deberá fijar un Régimen de Convivencia Familiar provisional, salvo que existan fundados indicios de amenazas o violaciones, en contra del derecho a la vida, la salud o la integridad del niño, niña o adolescente, caso en el cual se fijará un Régimen de Convivencia Familiar provisional supervisado. Excepcionalmente, cuando estas amenazas o violaciones sean graves y existan pruebas suficientes en el procedimiento, el juez o jueza no fijará el Régimen de Convivencia Familiar provisional. El Régimen de Convivencia Familiar supervisado será establecido fuera de la sede del Tribunal de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes. Concordancia adicional CC artículo 128 [16] Artículo 388. Extensión del Régimen de Convivencia Familiar a otras personas Los parientes por consanguinidad, por afinidad y responsables del niño, niña, o adolescente podrán solicitar la fijación de un Régimen de Convivencia Familiar. También podrán solicitarlo aquellos o aquellas terceros o terceras que hayan mantenido relaciones y contacto directo permanente con el niño, niña o adolescente. En ambos casos, el juez o jueza podrá acordarlo cuando el interés superior del niño, niña o adolescente así lo justifique. Concordancia adicional CC artículo 128 [17] Artículo 389. Limitación del Régimen de Convivencia Familiar Al padre o la madre a quien le haya sido impuesto por vía judicial el cumplimiento de la Obligación de Manutención, por haberse negado a cumplirla injustificadamente, pese a contar con recursos económicos, a consideración del juez o jueza y con base en el interés superior del beneficiario o beneficiaria, podrá limitársele el Régimen de Convivencia Familiar, por un lapso determinado. En todo caso, la suspensión de este derecho al padre o la madre que no ejerza la Custodia, deberá declararse judicialmente, determinándose claramente en la sentencia, el tiempo y las causas por las cuales se limita el Régimen de Convivencia Familiar. Concordancia adicional CC artículo 128 [18] Artículo 389-A. Incumplimiento del Régimen de Convivencia Familiar Al padre, la madre o a quien ejerza la Custodia, que de manera reiterada e injustificada incumpla el Régimen de Convivencia Familiar, obstaculizando el disfrute efectivo del derecho del niño, niña o adolescente a mantener relaciones y contacto directo con su padre o madre, podrá ser privado o privada de la Custodia. Por último, vale la pena destacar que, en lo referente a la trascendencia del proceso educativo y las decisiones de crianza, el artículo 7 de la LOE establece lo siguiente [19]: Educación laica Artículo 7. El Estado mantendrá en cualquier circunstancia su carácter laico en materia educativa, preservando su independencia respecto a todas las corrientes y organismos religiosos. Las familias tienen el derecho y la responsabilidad de la educación religiosa de sus hijos e hijas de acuerdo a sus convicciones y de conformidad con la libertad religiosa y de culto, prevista en la Constitución de la República. NOTA LEGAL Los materiales disponibles en este sitio web son solo para fines informativos y no para brindar asesoramiento legal. Debe comunicarse con su abogado para obtener asesoramiento con respecto a cualquier tema o problema en particular.

Secuestro por parte de los padres

Aunque es probable que se esté produciendo un secuestro por parte de los padres dentro de las fronteras mexicanas, los datos y la información sobre el tema son limitados Veneziela ha ratificado dos convenciones internacionales relacionadas con la sustracción de menores: la Convención de La Haya y la Convención Interamericana sobre Regreso Internacional de Menores. Sin embargo, su aplicabilidad en casos de sustraccion es limitada. El problema es a menudo que debido a la altos niveles de corrupción sistémica solicitudes de devolución de niños y las desapariciones de niños siguen sin resolverse . Los padres con más recursos – y dinero – son los que tienen más probabilidades de encontrar a sus hijos. Lamentablemente, el deterioro de la situacion politica y economica en Venezuela solo ha incrementado los casos de niños desaparecidos y hecho mas dificil su restitucion.

Alienación parental

La alienación de los padres o el acto de que un miembro de la familia manipule a un menor para prevenir, obstaculizar o interferir con la relación de ese niño con cualquiera de los padres es ilegal en Venezuela. Puede resultar en que el tribunal ordene que la custodia del niño se transfiera al otro padre, que se suspenda el contacto con el padre enajenante y que el niño reciba asesoramiento.

Prevención

Hay una serie de medidas que los padres pueden tomar para prevenir el secuestro de sus hijos, ya sea por parte de un padre, un familiar o un extraño. No dude en tomar acción si cree que el otro padre u otro cuidador se ha llevado a su hijo. Obtener una orden judicial o decreto de custodia. Una orden judicial clara puede ser la medida preventiva más importante. Esto podría incluir tener que entregar el pasaporte del niño al tribunal para que no se pueda usar, restricciones de viaje y arreglos de custodia. Ser consciente de señales de advertencia . Preste atención a los cambios aleatorios en la vida del otro padre, como dejar un trabajo o vender su casa, que podrían ser indicadores de que el otro padre se está preparando para mudarse. Notifique a las autoridades locales, las aerolíneas, los aeropuertos o las estaciones de autobuses y entrégueles copias de cualquier orden judicial, incluidas las órdenes de custodia, protección y restricción, información de contacto suya y fotografías de su hijo para ayudar a las autoridades a identificarlo si lo llevan a uno o más de estos lugares.

Niño Perdido

Los padres pueden iniciar un caso de La Haya para la devolución o el acceso a un niño en Venezuela, o acudir a los Circuitos de Protección de niños, niñas y adolescentes de Venezuela.

Crédito y contribución

Nota legal

Los materiales disponibles en este sitio web son solo para fines informativos y no para brindar asesoramiento legal. Debe comunicarse con su abogado para obtener asesoramiento con respecto a cualquier tema o problema en particular.

¡Ayúdanos a mejorar esta página!

¿Perdimos algún dato o información importante? ¿Tiene alguna sugerencia sobre cómo hacer que esta página sea más útil? ¡Háganos saber cómo!